LA FABULA DE ODEGAARD

REAL SOCIEDAD00REAL MADRID

No llegó el Var a socorrer al Madrid. Tampoco cayó ningún penalti, así que el equipo de Zidane se abonó a su fracaso habitual ofensivo, sin fuste, ni tino ni esperanza que pueda salvar el hastío ofensivo de un equipo que no tiene velocidad de balón y mucho menos instinto goleador.

Todo se reduce a los miserables pases de Kroos o la pólvora casi siempre mojada de un Benzema que busca y busca una especie de Ronaldo, que ya no existe en el Madrid. Porque Rodrygo y Vinicius son lo más desagradable versión de los sustitutos de la BBC. No son ni Cristiano ni Bale. Ni siquiera sus torpes herederos.

Son dos míseros “futuribles”, que han costado más de cien millones de euros, que ni tiene futuro ni se les espera. Un patético empate en Anoeta, con una Real Sociedad en tiempos de vacas flacas y con un Silva que no puede delinear un sueño de juego y goles. El fútbol de la Real Sociedad es antidiluviano y sin imaginación alguna. Ni siquiera en la luz del jugador que más me gusta Isaac, pudo convencer con su oportunidad, pero que Courtouis, como casi siempre resolvió la “flor» de Zidane .

Zidane en su papel de genio incomprendido, le volvió a dar otro ataque de entrenador y despreció su sistema habitual. Prescindió de Casemiro de guardaespaldas y trataba de jugar con dos “viejos pivotes” como Modric y Kroos, en sustitución para que el nuevo “angel de Anoeta”, es decir para mayor brillo del otro futurible Odegaard, que nunca me ha gustado, como he escrito en numerosas ocasiones. Odegaard ni apareció . ¿Jugó?.


Fue otra traca del “genio de Valdebebas”, que acabó como un equipo “viejo” con Ramos, Kroos y Benzema, con tropezones, errores y un equipo roto, en manos de una Real Sociedad, que si llega a tener un goleador, le hubiera proporcionado al actual campeón un serio disgusto.

Partido romo, rotísimo. Con apenas ocasiones, con un ritmo de fuego deplorable, máxime cuando me había metido en vena anteriormente el Chelsea – Liverpool, que parecen cohetes ante la aburrida lentitud de juego de la Liga española.

Una Premier League que se siente contenta y agradecida con los regalos de ese genio de los banquillos que es Zidane. Ceballos, que no le gusta ni un pelo al francés, sonroja con su fuego en el Arsenal. James se sale en el Everton y ya ya veremos próximamente a Reguilón y Bale poner en salida de misil a un Tottenham, con el que Mourinho ya golea. Tres de ellos gratis, poniendo el dinero el Madrid y otro vendido a precio de ganga. Enorme gestión de la Casa Blanca.

Así que en la Premie resuena el eco de: ”Gracias, Zidane”. Mientras el Madrid se muere en la melancolía del presidente Pérez, más preocupado en su nuevo estadio y la salubridad económica. ¿Este es el campeón de Liga?. Cuesta creerlo.

 

Los comentarios están cerrados.