BRAHIM TOCÓ LAS VARIACIONES DE BACH EN LEIZPIG

 

LEIZPIG01REAL MADRID

 

El Madrid salió con vida ante un equipo alemán que, realmente, era un “red Bull” bronco, sucio y muy supeditado a una afición que seguro que tenía unas cervezas de más, por como apoyaba con supina violencia a su equipo , que es mediocre técnicamente.

Creo que el control anti-doping ya no aparece en ningún partido. No me creo que el Leipzig saliera como un toro en situación de soberbio  a embestir.,sin juego sólo quería romper al Madrid a base de un fútbol pringoso sin fuste. No jugaban , mordían y si había un primer plano casi echaban espuma por la boca.

¿Que hizo el Madrid?. Pues , acongójarse en un principio , porque el equipo teutón era como la marabunta. Apareció Lunin y el Madrid soportó el mayor asalto físico, temperamental  de un equipo alemán que sólo salía a morder, a dentelladas.

Como ni estimulado podía aguantar más de los primeros veinticinco minutos. Como son mediocres  ya no llegaban tanto al leñazo , no administraban bien el ordenamiento en el centro del campo.

Y como un milagro  prodigioso apareció Brahim con un gol de antología , que dejaba una vez más em ridículo a Ancelotti , que siempre lo considera un suplente y que nunca ha creado en él, porque no se sabe que lo veía en su equipo de su vida , el Milán y no le gustaba.

Lean , incluso dudo mucho que esa jugada genial, soberbia pudiera haberla hecho ni el mismísimo Belligham. Brahim se encuentra jugando con el espíritu santo del fútbol y ha dejado eatrás  a los brasileños, que siguen sin atinar nunca de cara al gol.

Y se acabó el partido. Puedo sentenciar  el Madrid en dos jugadas decisivas . Un remate estúpido de Rodrigo es una oportunidad luminosa , que el brasileño oscureció y la gran jugada de Vini, que como casi siempre estropea con no liquidar con el tiro final, porque ajusticiara a la defensa.

Si el mejor jugador del equipo alemán es Olmo ,  uno se puede imaginar con facilidad que la capacidad técnica del Leipzig  es como un fantasma que sobrevuela por unos jugadores que se creen auténticos “red – bulls” . Olmo se mató para que el Madid le considere. Pero Olmo no le puede pedir peras al olmo.

Ante un partido áspero, relleno de una ira germana incomprensible, el Real Madrid demostró su potencia en Europa. Un partido que fue como un clavo en el pié del equipo de negro. Con jugadores que parecían “camioneros nibelungos, como el claro ejemplo de Schlager..

Al final, el Madrid orquestó una buena interpretación de la “Tocata y Fuga” de Juan Sebastián Bach, un ciudadano increíble de Leipzig

Los comentarios están cerrados.