DE PENALTI E INJUSTO

GRECIA01ESPAÑA

Vergonzoso partido de la selección de Luis Enrique. Sólo un gol de penalti inventado e injusto a los pobres griegos que no es más que un simulacro de selección, con jugadores muy por debajo del juego necesario para ganar a una presumible potencia como España

El equipo de luis Enrique , al que me niego a llamarle selección de mi país, porque es un enajenado del fútbol, hizo el ridículo más espantoso. Que RDT o DDT -ya ha que ser para ponerse esas iniciales- es el sexagésimo octavo jugador que le da la titulación de internacional. No es más que la prueba de que es un fatuo y esperpéntico del fútbol y  se  cree que el fútbol se lo está inventando  y, en ,realidad, es un pobre hombre, que se engaña a sí mismo.

Una vez más se demostró que su sistema de hacer un gol y menos con ese cenizo Morata, el lento Sarabia y ese empaste de dólar de muelas el «TDT« o siglas para matar moscas griegas.

Más que moscas , me recordó a la comedia  de Aristófenes  “La Abejas”, que es una obra que  se convierte ataque contra un déspota  y el injusto funcionamiento de los tribunales populares. Es decir, algo como los jueces del fútbol.

Porque hay que hablar del gol de la victoria pírrica . La decisión del un “marciano” Bueno el arbitro polaco que se llama Marcianak precisamente. Un ex- jugador que era un leñero , rudo fajador, que se hizo arbitro , porque le pitaban muchas faltas.

Es el mismo árbitro que amargo a Luis Enrique , ya  que fue el protagonista  del dos a tres con que ganaron los ingleses en el Villamarín  y se convirtió en el primera fracaso , la primera derrota  de semejante seleccionador.

El caso es que “marcianak” vio un lío en el área griega y, a pesar de  una mano sospechosa de un español , le pitaron penalti a favor de Iñaki , que ya saben que es de los típicos que “ a  mí que los arroyo” con lo que trago el “marcianak”. Un penati que sólo debo ver el polaco , con un cabreo monumental, porque simplemente los griegos aullaban la injusticia.  Cualquiera del Var le llevaba la contraria. Un penalti inventado e injusto con el que España salvó el trasero en Atenas de milagro.

Alucinante segunda parte del equipo con  Luis Enrique, enrojecido por la el espirito troyano de los griegos, que a pesar de sus torpezas se comían a los españoles. Tanto miedo le entró  a Luis Enrique que sacó a Busquets que se lo había reservado para La Cartuja.

Entre pesimismo psicosis y miedo es la llegada de los suecos. Un equipo vulgar, sin apenas imaginación y que bastaría con empatarle. Pero el pánico me entra consternación por la eventualidad de  cualquier posible trastorno de quien estamos en manos.

Los comentarios están cerrados.