DEL JARDIN DE ZINEDINE

REAL MADRID21ELCHE

Una vez más, el Madrid se salvó de la horca, con un partido mediocre, plano y sin vibraciones positivas, salvo que Benzema es el auténtico talismán de Zidane y de un equipo a la deriva de su suerte.

Me canso de contar los mediocres caprichos de Zidane, pero en el club dicen que esperan salvarse, porque siempre hay grandes recursos en ese florido jardín del trasero de Zidane. Es de incalculable valor. Una vez más aparecieron las flores con el olor de primavera de Valdevebas. ¿Cuántos partidos ha ganado el Madrid en los tiempos de descuentos?. Es un escándalo.

Es posible que Escrivá con su miedo, con sus continuos cambios defensivos, les diera muchas oportunidades al Madrid de hacer goles. El miedo es traumático para equipos como el Elche, que es uno más de los damnificados de un mal planteamiento español en la Liga, con equipos que ni por presupuesto ni por entidad deberían estar en lo que dicen patéticamente que es la mejor Liga del mundo. Todos estos equipo no son más que un handicap que empañan las plantillas de los equipos que juegan competiciones europeas.

La última “boutade” de Zidane es jugar con tres defensas. Se creyó así que iba a sorprender al Elche con cuatro jugadores por las bandas: Lucas Vázquez y Valverde por el lado derecho y un lado izquierdo aún más poblado con Nacho, que le dejaban suelto las dos puntas ilicitanas más el “fouMendy y el incomparable Vinicius, en todo su esplendor de la más llamativa mediocridad. El sistema supuso un atasco ridículo por el centro.

Como resultado, llegó el gol del Elche, en su especialidad, de cabeza. Era la segunda gran ocasión de gol. En la primera el santo y mártir romano Tiburcio, es de decir Thibaut Courtois, se ofreció con otro milagro. Entre medias, dos penaltis con Ramos de protagonista. El primero que se lo hicieron él y el segundo que lo cometió con el lento Carrillo.

El Elche se creyó que ya estaba todo hecho cuando quedaban unos treinta minutos. Se fue a defenderse estúpidamente y regalando el terreno de juego. Exactamente, como lo que hicieron la Real Sociedad y el Atlético de Madrid, en los dos últimos partidos.

Para la polinización de la flor de Zidane , era mucho tiempo y la muerte por pánico, asegurada. No habría misterio de Elche. A Zinedine le importa un pito equivocarse hasta la desesperación madridista. Así que sacó toda la armada para alimentar el olor de sus flores. Desde los imprescindibles Modric y Kroos, hasta ese “fenómeno incomprendido” llamado Hazard.

Pero, sobre todo, ¿cuál es el fetiche de Zidane?. Naturalmente, Benzema, que con dos goles gloriosos, el último en el tiempo de la angustia del descuento, zanjaban el asunto y el partido. No hay tío con más baraka en el mundo del fútbol que Zinedine Zidane.

Espero las mejores flores del técnico galo broten para ese maldito embrollo que es el Atalanta. Hay que confiar en el Real Madrid de la Champion. Mientras, Ronaldo, en su soberbia, mendiga volver a al Madrid, porque le empiezan a chillar y llamarle un “nichel”, pesetero en italiano, en Turín.

Así que llama y llama el opulento Mendes desesperadamente, pero nadie en el Madrid apuesta por un Cristiano, que ya sólo le queda el mercado chino como salida honrosa. Igual que a Sergio Ramos, que creía que iba a crear una crisis en la institución, pero que no tiene más remedio que aceptar la única oferta que ha recibido en el mundo del fútbol, la de la gran teta del Real Madrid, que algunos como Ronaldo y Ramos quieren amamantar hasta que sean abuelos.

2
0

Los comentarios están cerrados.