EL BARÇA COMO UN VOLCAN EN POMPEYA

NAPOLES24FC BARCELONA

El Barcelona fue un volcán, el nuevo Vesubio pompeyano. La lava de su juego quemó al Nápoles hasta convertirlo en cenizas, con todo equipo como estatuas de ceniza. El Barcelona va de cuatro en cuatro lejos del Camp Nou. Cuatro en Valencia, cuatro en Nápoles como si el fútbol ofensivo fuera una gramática en las oraciones del actual juego barcelonista.

Fue como si las malas ideas de Spalleti resbalaran sobre su calvicie para convertir a su equipo en un polichinela. Es ridículo ver salir con pases y toques precisos desde atrás , con jugadores como Di Lorenzo,  Rahmani, Demme e incluso el mismísimo Fabián Ruiz, que parece un extraño, un desconocido. Es absurdo , porque tienen calidad suficiente.

Insigne se ha convertido en algo ridículo , en la pura decadencia que él mismo desprecia. El decisivo y primer gol del Barça fue por un estúpido saque de córner de Insigne . Tan ridículo como el “scemo” realizador televisivo, que nos privó ver la pancarta de “Stop War”. Un pancarta que se ha convertido en foto fijan medio mundo.

Al Barcelona le llaman o le llamaban el “Retales Laporta”. Pero la verdad es con Adama, y Aubemeyang han dado luz y agua a la sequía goleadora del equipo. Han liberado a De Jong, que ha vuelto a jugar bien e hizo una auténtica con su gol que era el segundo del equipo vestido de amarillo, lejos de cualquier superstición.

El equipo de Xavi ha aprendido que el contragolpe es peculiarmente interesante , más que el toque- toque. De momento, no hay que olvidar que marcaron dos defensas . El increíble remate con la derecha de Alba, como si fuera precisamente extremo derecho. Pero fue la velocidad de Adama imprescindible.

Marcó Pique , con la pierna izquierda y casi en el área pequeña. Eso confirma la soberbia ofensiva de este nuevo Barcelona. Piqué incluso manejó más que bien a esa bala nigeriana llamada Osimhen, que se fabricó un penalti ante un torpe Ter Stegen.

Hacía mucho tiempo que no había visto un Barcelona tan brillante , tan incandescente , brillante en el juego de ataque, deslumbrante en los cambios posicionales. Se me había olvidado mencionar al pobre guardameta Meret , que cada vez que le disparaban a gol era un gol. Me recordaba al Oblak actual, desgraciadamente.
Nápoles era un examen decisivo de cara al futuro del Barcelona en esta competición. Con sus ultimas victorias ha creado una nueva etapa , muy diferente a la depresión Koeman. Está muy lejos de ganar la liga , pero el Barcelona es el equipo que mejor juega en la Liga actual. En definitiva, fue el gran show en el Maradona.

Los comentarios están cerrados.