EL DIABLO JUGÓ EN SEVILLA

 

 

SEVILLA11REAL MADRID

 

Resultó ser un partido repleto de sucesos de irritación perpetua , exasperación esperpéntica , furia retorcida  , rabia espantosa , ira insoportable  y bilis derramada constantemente en el Sánchez Pizjuán. En definitiva , el partido fue un espejo sucio  del actual estado de la sociedad en esta nación .

Sólo para suscriptores

Tienes que introducir tus credenciales para acceder al contenido. Si aun no eres suscriptor, REGISTRATE.

Los comentarios están cerrados.