EL EQUIPO RUSO DE ABRAMOVICH

Extraña y quizá decisiva operación de Thomas Tuchel de relevar al meta Mendy por el vasco Kepa , sólo para los penaltis. Pues, le salió bien. Kepa hundió al submarino. Su última parada contra el eterno Albiol fue el hundimiento del submarino amarillo en Belfast .

De ninguna manera debió perder el Villarreal. . Unai Emery fue miedoso, demasiado piadoso , tras el formidable golazo de Gerard Moreno. Un tanto que se hizo esperar como una novia recatada , porque el equipo castellonense ya había podido llevar dos tantos de ventaja, con el larguero de Moreno y el palo izquierdo de Moreno.
Fue en aquellos largos minutos del segundo período cuando el Villarreal demostró ser superior al que decían mejor equipo del mundo. Los tontines de Movistar dijeron que el Villarreal había hecho un gran esfuerzo y había que replegarse. Decisión criminal , porque Unai decidió que el submarino amarillo se fuera al fondo , con el peligro de las cargas de profundidad.
Pero el Chelsea era un como un destructor inofensivo , de escasa  peligrosidad. . Sólo había que ver las caras de Kante, que tuvo que irse, de Kovacevic,-que sólo los que corren en el Chelsea- o Havertz, luego Jorginho , incluso Azpilicueta . ¿Quien había jugado la Eueeocopa en el Villarreal?. Sólo Pau y precisamente fue inseguro y taquicásdico en sus acciones defensivas. Mas de la mitad del Chelsea estaba asfixiado por la ruina física por la Eurocopa.
Unai no se aprovechó y los tontinnes de Movistar seguían piropeando a Mount , un enorme jugador, pero que hizo el rídículo con Inglaterra. Jamás le vi jugar tan mal en Wembley y e acababa de pegarse una vacaciones en Mykonos, que incluso le delataba el rojo cangrejo de un inglés que toma el sol.
No ví cansado tan cansado a Trigueros, a Moreno a Dia , a Pedraza, que habían sido definitivos en la gloriosa demostración castellonense en Belfast , donde nació el Titanic, donde el Chelsea podía haber escrito su requiem. Al Putin del fútbol Abramoich tiene que lograr a Lukaku , porque este Chelsea no mete un gol ni al peor equipo del mundo.
Por lo tanto, para el submarino sobró más de la segunda mitad , más la puñetera prórroga, que suele ser un aburrimiento siempre. Esta vez, no nos escapamos de los bostezos.
Hasta que apareció era conejo de la chistera de Tuchel. El español Kepa que daría la puntilla. Los penaltis se convirtieron en torpedos para el equipo castellonense. Tristeza absoluta.
Para mí jamás tendrá tan a sus pies y su gloria, como el león de Belfast , Van Morreison , al que me parecía del mejor equipo del mundo. Un dia como este , como en la canción de Morrison , “cuando crees que no necesitas respuestas “ acabarás perdido como uno de estos días”. El hundimiento del submarino donde nació el Titanic. Una pena.

Los comentarios están cerrados.