EL FUTBOL INGLES NO RAPTO EUROPA

ARSENAL00VILLARREAL

En una Europa arrasada por el fútbol inglés , un equipo de cerámica y supermercados , una ciudad del fútbol español, le cortó la cabeza al Arsenal e impidió el rapto inglés de Europa . Le robó al Arsenal de otro español, Arteta , la provocación del extremista Boros “karloff” Johnson , que esta mañana presumía que iban a disfrutar dos finales europeas , pero con cuatro equipos ingleses.


Por supuesto, el mérito del Villarreal por acabar uno hacerse con una personalidad en el fútbol europeo nadie puede negárselo al club. Pero creo una vez más que Unai Emery es el artífice de una final en los astilleros de Gdansk , la ciudad de Lech Walesa que les metió un supusitorio al régimen comunista con sus huelgas y su premio Nobel de la ”pa<.

Emery es un caso extraordinario en el mundo de la Champion League. Ganó tres títulos con el Sevilla consecutivos e incluso al Arsenal lo llevó a otra final , que perdió inconsecuentemente. Por eso , vale el mérito , el abortar un poder del fútbol inglés, pero , amigo, hay que ganar la final y Emery perdió la última con el Arsenal.
El Villarreal tocó la música del juego con un acordeón, replegandose, aguantando , jugando al balón , pero excesivamente parsimonioso. Le faltó el ritmo loco de la velocidad del contragolpe. Además, Gerard Moreno hizo el peor partido que le he visto en los últimoslances .
Me dicen que hay un equipo inglés que le estaba observando con la constancia de un “private eye”. Así que jugó nervioso , taquicárdico y ni siquiera creó una sola ocasión de gol. El Villareal se quedó sin ofensiva imaginativa , con la lesión de Moi. Fue una ventaja para una retaguardia del Arsenal, que no sabe manejar con inteligencia Arteta.El Arsenal lo fichó , porque había sido una vieja figura del epuipo “cañonero” y porque era el segundo de Guardiola , al que se le tiene como el brujo catalán del fútbol inglés. Pero mucho me temo que Arteta no sabe hacer un conjunto, una dinámica de equipo. Hasta a caricaturizado a Odeggard , que parece un figura inerte. Demasiados delanteros, poca creación con la incansable presencia del ex-atlético Thomas. Tampoco fue incisivo. Su peligro sólo mantuvo el suspense, cuando le quedaban pocos latidos de emoción al partido. Y era una ofensiva perversa, ofensiva, quizá ayudada por el miedo final de los amarillos.
Al final, el fútbol inglés se quedaba sin la posibilidad de convertir a su fútbol europeo en la Armada Invencible. Pero seguro a Johnson se le ocurre que un barco pirata acabe con el “submarino amarillo” , anclado en el astllero de Gdansk.

1
0

Los comentarios están cerrados.