EL INTER SE AGOTÓ ANTE EL MADRID

El Real Madrid encontró su tesoro en el último minuto. El gol de Rodrigo que quizá valga simplemente para pasar a la siguiente ronda, con muy poco. Aunque el Sheriff de Moldavia se rio del Shaktar Donestk.

¿Resultado engañoso?. Pues puede ser que sí . El Inter tuvo media docena de ocasiones millares para golear, tan sólo en el primer período. Pero entre el mágico Courtois, la mala noche de Lautaro y la absoluta torpeza y vejez de Dzeko, el Real Madrid se salvó de una hecatombe.

Ese Madrid de inicial pareció un equipo mediocre, encerrado, con mucho miedo, sin respuestas tácticas, con el deplorable Luis Vázquez , que iba y venía, como en un mareo. Y la lentitud contagiosa de Casemiro.

Se libró el blanco . Y lo que parecía el twist de Peppino di Capri, ese ritmo infernal del Inter, esa presión agotadora del equipo de Inzaghi, se despeñaba hacia el abismo en una segunda parte . El Inter se transfiguró en un equipo vulgar.

El Madrid era el dominador y el Inter un equipo forzado a lanzarse al abismo desde muchos metros atrás. Ancelotti, por fin, se dio cuenta que la mejor defensa es un buen goleador. Y eso ocurrió con Rodrygo, que como un viejo axioma brasileño, sale al campo y marca. No se necesita más, como el viejo olfato de Inzaghi.

El Inter se descompuso, porque Casemiro ya no hacía de quinto defensa y Militao era como un gigante, un matador de “nero-azurris”, como los cuentos brasileños del héroe llamado Joao. Fue Militao el defensa de hierro, porque Alaba, con un par de kilos más y un aliento de cansancio perpetuo, apenas podía ayudar a Nacho, que jamás será un lateral, por mucho que se empeñen técnicos y técnico que han pasado por el escudo blanco.

Aunque el anhelante juego del Inter del primer periodo acogotó al Madrid, este Inter no es el de Conte. Para empezar, tampoco tiene ya a Lukaku y sin goles no hay tenores para la Scala de Milán. Insisto en que jamás entendí como dejó a Dzeko en el campo, mientras se cepillaba Inzhagi a Lautaro y Pericic, que non los que hacen daño a cualquier portero, aunque se Courtois.

Camavinga parece que lleva en el Real Madrid desde los los cadetes. Enorme su pase a Rodrygo en el gol. Llega a puesta contraria con asombrosa rapidez. Benzema no tuvo su noche. Aislado en el primer período y poco acertado en el segundo. Mientras el fenómeno Vini Jr. , fue fenómeno como cuando el contrario se cansa, ya no lo persiguen, pero llega todavía a los metros finales con su típica dioptría o con ansiedad insoportable.

Ciao” al Inter. Con esta derrota en San Siro el campeón de Italia, la selección campeón de Europa, marca un estigma difícil de superar. Inzaghi no es aquel Helernio Herrera de Mazzola y Luis Súarez. Persiste en su atonía, flagelado por el hijo del chino Steven Zhang , que es tan sólo un economista .Como la mayoría de los chinos: ni puñetera idea de fútbol.

6
0

Los comentarios están cerrados.