ESPAÑA VIVIÓ MEJOR CON LOS PENALTIS

SUIZA11ESPAÑA

Nunca me gustó mucho la frase de Forrest Gump de que «la vida (el fútbol) es como los bombones. Nunca sabes el te va tocar” . Pero en estos torneos, muchos de los partidos del alma se determinan por los bombones de los penaltis. Y nunca se sabe.

Efectivamente, porque la otra noche, ante Francia, los suizos marcaron los cinco bombones y ese mago de la portería que es Sommer le paró el definitivo a Mbappe.

Quizá  quedó claro que la caja de rusa de bombones que le dieron a los suizos era mala e indigesta. Es imposible comparar un chocolate ruso con un suizo. El fútbol es pura imaginación gracias a todo la dulzura de la victoria. A Luis Enrique, por tanto,  hay que darle el título de Willy Wonka, como en ese musical feliz, a pesar de que la selección jugó el peor partido de los cinco de la Eurocopa.

Se volvió a pecado original del toque-toque, de la posesión de la engañosa velocidad de balón y con consecuencia de ella: el absoluto fracaso goleador. Hasta el único gol que contabilizó se lo metió un negro llamado Zakaria, con timo de suerte. Fue como un “bollo suizo” que todavía se sirven en Madrid.

El fracaso táctico de Luis Enrique fue incluso patético, comparado con este trotamundos de la banquillos que es Petkovic. Marcado además por  el seleccionador que jugó casi sesenta minutos con uno más, No hubo ni una alegría o intento de seducir al gol. ni siquiera conspirar o violarlo. Además, con ese trote de caballo cojo con un juego que a los ochenta por ciento de los españoles nos pone histéricos.

Claro que si se dice que España jugó como un equipo más rácano  que un avaro ante el gol, puede que te señalen como  un anti-español.

El conductor Busquets sólo me recuerda a aquel instigador a la lentitud. Ignoro como cotizan tanto las acciones de Pedri con el seleccionador. Ni la superstición con Dani Olmo y Ferran, que son suplentes en la Premier.

Todo eso es son baratijas de opiniones, cuando estás en semifinales, cuando te ha comido los bombones, tras un detestable purgatorio que es lo que siempre me parece una prórroga.

Ya me dirán como es defendible el papel de la selección por debajo del juego en calidad en , posesión y en perpendicularidad . Suiza irremediablemente se iba a levar el botín de cara a la semifinal. Hasta que apareció el arbitro inglés y proclamó la roja a  Frauler.

Ni quiero pensar si la roja, por esa misma entrada a Gerard Moreno, se la meten a un jugador de selección. Este país estaría aduciendo que los suizos nos robaron, porque la UEFA está en Suiza. Cualquier cosa.

Si digo que aquel entrada no me parecía tan roja, soy un detestable conspirador de Luis Enrique. Así que prefiero escribir que que sólo deseo que el seleccionador si   puede dominar la alfombra de Wembley en Londres, en realidad  puede dominar esta Eurocopa. Vivir para ver ganar a España. Al menos, soñar con ello y con los bombones lo más cerca posible.

4
0

Los comentarios están cerrados.