SIN MESSI, NO HAY BARÇA

REAL SOCIEDAD11BARCELONA

Un heróico, santo, brujo y superlativo Ter Stegen se encargó de salvar a un irregular del Barcelona, que sin Messi parece un cadavérico equipo sin tino ni personalidad, a veces zarandeado por una Real Sociedad más intuitiva e impulsiva que católica del fútbol.

Por tanto, Ter Stegen se encargó de salvar una vez más al Barcelona y suplantar a un Messi, que empieza a tener excesivos achaques musculares, con lo que compromete su pasarela de exhibición para ser obtenido por los petrodólares de los jeques,

que no se sabe si es el del Manchaster o el del PSG, aunque me inclino más a que Messi se convierta en un vecino de París, con su amigo Neymar.

Esta semifinal cordobesa , con un Arcangel apagado, con un sistema de iluminación más pobre que el de los tiempos de Reina, presentó a dos equipos frenéticos, dispersos, vandálicamente perseguidores del éxito ,pero sin el reclamo de la raza y la certeza de la calidad.

El caso pretérito fue Dembelé, que no se regateó al recoge pelotas de las bandas casi de milagro. Es un soberbio jugador, pero le falta la el termómetro de la cabeza. Fue más protagonista que el apagado Griezmann, que debía haber sido el líder que el Barça necesitaba por la presión de no poder contar con Messi y fue un jugador distraído, sin tino, sin mortífero sentido del juego. Incluso llegó a desperdiciar el penalti de la tabla final. El territorio de Griezmann en el Barcelona está absolutamente confiscado por su falta de confianza. Barcelona jamás le ha sentado bien.

Se habla mucho de una Real Sociedad deslumbrante. A mí no me parece tal. Acogotar al los azulgranas en determinados vainas del partido, no justifica que sea un equipo que con sus tres variantes ofensivas de Portu, Isak y Oyarzábal dejen al equipo desnudo de goles. Es absolutamente incomprensible que castigue a Jenlazai a la trastienda del banquillo. Es cien veces mejor que un obtuso Oyarzábal, que es un disparate de fallar ocasiones. Isak será una promesa, pero jamás será un goleador. No tiene el olfato de William Jose, que parece prisionero del la obsesión nacionalista de Imanol con la cantera, cuando no ha sacado ni un sólo jugador deslumbrante. Pero la cantera de la Real Sociedad es otra entelequia más nacionalista que no nos da tiempo a discernir.

El peligro acude al Barcelona, que ha llegado a la final de este torneo inventado torpemente del presidente que presume de su amigo del presidente del gobierno y que que en realidad encarna su falta de imaginación. Ni se comprobó que la iluminación de El Arcángel era muy pobre. ¿Por que Andalucía?. En enero es más fácil jugar en nuestras preciosas Canarias , algo que desafina , porque el presidente nació allí.
En fin , el Barcelona será campeón si a ese fenómeno volador llamado Ter Stegen se reuniera con el mago de la lámpara , llamado Aladino Messi. De no ser así, dudo mucho del factor Koeman.

 

2
0

Los comentarios están cerrados.