ZIDANE ES LA VERGÜENZA

REAL MADRID11REAL SOCIEDAD

Una  “florecita” final  de Zidane, con el increíbleVini, que se equivocó, le disparó a un contrario y entró el balón, disimula un poco, tan sólo un poco, la catástrofe continua de la “gota china” de Zidane.

Es como un parche neúmático de aquellos de los años franquistas. Pero la Real situación del Madrid es que se queda a cinco puntos del Atlético, con la crucifixión en en Metropolitano y con la espada de Simeone afilada para comprobar si acaba cono su mórbido complejo madridista, a la altura de un  psiquiatra argentino tan profuso en la sociedad sudamericana. Y, sobre todo, el pánico a la “baraka” inexplicable de la marsellesa de Zidane.

El mayor ridículo de un partido mediocre, aburrido, con jugadas milimetradas por la pandemia del fútbol actual, es que la Real ganó con el único remate a puerta de todo el partido, con  un cabezazo de un bajito jugador y con la colaboración del “héroe” de Atlanta, ese  increíble Mendy, que se había quedado atrás de sus vergüenzas.

La Real Sociedad me recordó a un equipo reducido en su personalidad. Cuando el Madrid era un piltrafa física, tras el gol de Portu, se encogió como equipo minusválido, incapaz de salir al contragolpe, cuando el Real Madrid era un absurdo galimatías físico, con Modric, en el punto de la no poder correr. Kroos, anestesiado por su cansancio. El “pierrot de Zidane hizo cambiar hasta los tres delanteros. Un “Huevo Duro», como decían los Marx, el olvidado Rodrygo y un Vini desatado en la irrelevancia.

La Real Sociedad con todas las prebendas a favor, se acurrucó como cobarde en área  y el Real Madrid no mereció empatar. Mereció ganar.  Siempre quiso más que la debilitada Real Sociedad, con un complejo bestial, tras recibir cuatro goles del Manchester. Se ha quedado como un equipo de perfil de media tabla.

La Real no puede presumir de este empate. Fue fatuo, pequeño, insensible, pero criminal para un Real Madrid, con Zidane como general de los desaciertos. Su loca inutilidad lleva al Madrid a situaciones grotescas.

El Madrid de Zidane es un puñetero desastre. ¿Cómo puede aguantar Florentino a este entrenador que hunde a Bale, que sería la solitaria  gran estrella que tendría el Madrid?. ¿Cómo puede aguantar Florentino a un entrenador que deja a Marcos Llorente, como el líder del liderato atlético, a Reguilón, a Achraf, como imprescindibles de su equipo. ¿Cómo le puede aguantar que se gasta más de ciento veinte millones entre Jovic y Militao?. La respuesta, sopla en el viento idiota  que describía  Dylan…

2
1

Los comentarios están cerrados.