ZIDANE METE AL MADRID EN LA FOSA SEPTICA

VALENCIA40REAL MADRID

No sé que escribir. Si hacer leña del árbol caído o tratar de disculpar un vergonzoso resultado en Mestalla, con el Turia de testigo. Es posible que el Var haya sido por primera vez cruel con el Real Madrid.

Pero nadie tiene la culpa por las imágenes vistas de que Courtois salga hacia delante en el primer penalti. Que Lucas Vázquez provoque otro tan sólo por ser un mal defensa. De que un Marcelo en los estertores de su final de carrera, le pegue una patada a Maxi o que Sergio Ramos le de un manotazo al balón con la mano izquierda.

Es una concatenación de errores provocados por el autócrata, insoportable gestor de los destinos del equipo. Zidane, un egocéntrico, falso dios, que aún se crea que Marcelo, Lucas Vazquez puedan resucitar de las catacumbas del fútbol.

Además, que Vinicius sea el sustituto de Ronaldo, como he leído de algunos gurús de la Casa Blanca. Incluso poner a un zurdo cerrado como Oddegard de extremo derecho, sin velocidad alguna.

Que en su deificación como entrenador pueda permitirse el lujo de no meter a Kroos hasta el minutos setenta. Hasta que Benzema, su “alter ego” salga disimulando, porque su “amo” ha hecho el ridículo y él se “siente lesionado”. Hasta perseverar en su maldad en sacar a dos sus jugadores condenados, como Mariano y Jovic, para que certifiquen un ridículo en los minutos de la basura. Zidane me parece mediocre como técnico, pero como persona siembra una maldad que ni la de Polanski en su película.

Zidane resucita muertos como el Valencia, al borde de la quiebra, que logra golear ante un disparate de equipo en manos de un fulano de Singapur, que parece el dueño del león de mar que preside la crisis del Valencia.

Zidane ha sido incluso capaz de provocar un tsunami y ahogar a todos sus jugadores, con el apoyo tan sólo del desbordamiento de un río como el Turia.

Me han dicho que Pochettino tiene prohibido entrenar a un nuevo equipo, que Florentino Pérez ya le ha puesto el alfiler en el “vudú” a Zidane. Pero esta hemorragia del escándalo y la vergüenza debe solucionarla el presidente , que sólo puede presumir del enorme “condón” que está redondeando a la estructura del viejo Santiago Bernabéu.

Es posible que Zidane no se coma ni el pavo ni el turrón, pero el más grave problema es que tiene una plantilla desordenada, desequilibrada, al borde de un ataque de nervios.

Hasta con la sospecha de que Sergio Ramos parecía un jugador que acusaba su edad como Modric, con “correcaminos” Valverde de Casemiro, con lo que denota aún más el analfabetismo táctico del imposible Zidane. Por no hablar de Hazard que cada día es capaz de meterse en cualquier colmena de abejas, mientras Asensio, el “sustituto” de Ansu Fati parece un ex-jugador.

Viene un largo paréntesis. El Madrid está enfermo por el “virus” futbolístico de Zidane. ¿Confinamos al Madrid?. No se puede permitir que Zidane, día a día , haga peores a todos estos jugadores de la plantilla. Hay que acabar con ello.

6
0

Los comentarios están cerrados.