ZIDANE SE QUITÓ LA CARETA: RETORCIDO, RENCOROSO Y SOBERBIO

Este mediocre y mezquino entrenador ha resuelto a imitar a aquellos personajes “pieds noir” argelinos con un discurso populista, amparado en la bondad de los aficionados madridistas y utilizando el diario AS, para publicar una carta infame repleta de rencor, soberbia y vengativa.

Ese diario es intimo enemigo de Florentino Pérez por unas mantas de promoción o algo por el estilo, desde lo más cutre del “Pravda” de Pedro Sanchez.

A Zidane le puede su egomanía, con su absurda soberbia de creerse un genio como entrenador, cuando no ha sido más que un “alineador”, pelota de los jugadores como decía su presidente.

El rencor le corroe el alma, porque Florentino, simplemente, lo ha dejado marcharse, como lo ha hecho con cualquier entrenador que en la última temporada no había ganado un título. Pero Zidane se cree diferente, único y se dice, sin modestia “soy un ganador nato”. Pues no será esta última temporada, donde ha representado unos episodios de técnico bochornoso. Con planteamientos sin pies ni cabeza y con el Real Madrid, en pleno ridículo.

Y dice que se va porque el club no le da la confianza que necesita. No puede tener más caradura, cuando por sus caprichos o antojos ha hecho perder al club millones y millones de euros. Hasta las vergüenzas de regalar a James al Everton, semi regalarle al Tottenham a Bale, desprenderse del gran lateral Achraf, porque es marroquí y no francés o argelino como Benzema. Mal vender a Marcos Llorente al Atlético de Madrid e incluso abochornar y ridiculizar a Oddegard y Jovic.
Todo por mantener una equipo que domine a sus favoritos, a sus pelotas que les gusta lo viejo, con demasiados agujeros en los calcetines y que no resistían un partido completo. Entrenador viene de entrenar. Pues, ¡como habrá entrenado que se fundió a más de treinta jugadores con lesiones musculares!.
Pero, claro se protege con lo que ha ganado. ¿No le da vergüenza presumir tres años después de ganar con unos jugadores portentosos y en plena forma?.

Monsieur Zidane se ha amparado en lo que hizo y ahora no es más que un entrenador sin brillo, sin imaginación, amargado y capaz de asestarle una puñalada por la espalda al presidente que le ha aguantados más allá de lo indecible. Incluso ha «matado» al mensajero, a la prensa, porque le decían las verdades.

C’est fini Zidane”. No vuelva nunca más a lo que dice que es el club de su vida, al que también abandono sin motivo descaradamente Zidane no tiene club de su vida el juega en el Zidane F. C.

8
0

Los comentarios están cerrados.